El libro pirata.

42452029_10217605826160867_2850755534510882816_n.jpgMi hijo Axel me envía unas fotos (ver al final del texto). Se trata de mi libro "Lucía Moñitos, corazón de melón" pirateado y vendiéndose en una feria callejera en Maipú, Santiago. Como ese libro, más del 80% de mis libros publicados son "pirateados" (y son más de 30 títulos activos).
Para el que no conozca el significado del verbo "piratear" en estos casos, le explico que se trata de unos delincuentes que toman un libro publicado legalmente por una Editorial y fotocopian (o utilizan otra técnica similar) y lo venden a menor precio en mercados "alternativos". Es decir, venden productos que no son suyos, como si los fuera.

¿Cómo son esos libros piratas? Terribles. Porque para bajar los costos, los libros no salen a colores, las ilustraciones parecen manchas, con menos páginas y saltándose la enumeración, libros más pequeños, mal cortados, con cualquier margen y pegados como sea porque se les caen las paginas solo de mirarlos. En fin, un desastre.
 

¿Qué es lo peor en este asunto? Tres cosas. Una, que los niños lectores tienen en sus manos un objeto asqueroso que jamás ayudará a motivarlos a leer, al contrario. Dos, al dárselos, se les está diciendo a los niños que ellos se merecen esos libros malos y otros niños se merecen los buenos, porque siempre habrá algún compañerito de clase, amigo o vecino al que le darán un libro original y ellos comparan, no hay dudas. Y tres, les estamos enseñando que es bueno hacer cosas ilegales, por lo que no nos asombremos cuando ellos vean normal evadir el pago en el transporte público, evadir impuestos, robarse un caramelo, etc.
Sé que hay profesores y padres -con toda buena voluntad e intención-, que aprueban que se les compren libros piratas a los niños, porque por encima de los tres puntos que acabo de señalar, está que los padres son pobres, que no tienen para pagar el alto precio de un libro original y que el niño debe leer de todas maneras.
Pues les digo a esos adultos bienintencionados que se equivocan, porque la solución no es comprarles a los delincuentes sus baratos libros piratas. Primero, porque lo barato sale caro y el libro se les rompe enseguida a los chicos. Pero también, porque si no tienen dinero para comprarles un libro a sus niños, pues que tampoco les compren celulares y otros productos, porque los libros son más importantes. Pero si no tienen dinero ni para celular ni para libros, pues que hagan un esfuerzo y si el libro no está en la biblioteca de la escuela del niño, estará en la biblioteca del Municipio y si no en la Nacional, o en Bibliometro, etc., etc. Y ahí los libros son GRATIS. Y los niños tendrán en sus manos libros buenos, originales.
Así que para los malpensados que creen que cuando yo digo que el pirateo es lo peor, no es porque no gano derecho de autor y por lo tanto hago campaña para que gasten el dinero en libros donde yo sí gano. No, señores, hago campaña para que todos vayan a la biblioteca y saquen los libros gratis y lean con placer el libro-objeto que se merecen, para que se habitúen a leer. y además, no me avergüenza ganar el bajísimo % que gano de la venta de un libo mío en las librerías, porque es el fruto de mi creación.
Y aún más, a pesar del dinero que he perdido con esa enorme cantidad de libros que me han pirateado, vivo de mis libros; por lo tanto, el objetivo de mi campaña es lo que ya dije de que los niños lean aunque yo deje de ganar.
Gracias.

 

firma_128.gif

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
1 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.