Fardinée de consultas No. 15

cara41_28.jpg
¿TIENE UNA DUDA? ¿UNA PREOCUPACIÓN? ¿UNA CURIOSIDAD?
 
¿QUIERE UNA EXPLICACIÓN? ¿UNA SOLUCIÓN? ¿UNA CONSEJO?
 
... ¡CONTÁCTEME!...
 
 
 
 
 
 
 
¿Está muy mal enamorarse de la propia almohada?
Jorgepedro de Peoresná.
 
Estialmohado Jorgepeoresná:
Definitivamente, le creo que está enamorado de su almohada. Es lógico, porque “el roce hace el cariño”, como dice un tal Fran Largo, que de tanto repetirlo se convirtió en un Re-frán Corto.
Pero mi temor va por otro lado. ¿Conoce usted bien a su almohada-pareja? Deje ver si lo ayudo: ante todo, ¿es almohada o almohado? (Por si no lo sabe, las almohadas machos son las que tienen un cierre metálico o zipper para retener el relleno). Supongo que sea femenina, porque si usted fuera homo se hubiera enamorado de “el colchón”, ¿no?
Bueno, continuamos, ahora vamos a analizar el relleno. ¿Su pareja es de pluma? Cuidado con eso, porque no es fácil convivir con una mujer que se pase el día picando y cacareando. ¿Es de algodón? Eso quiere decir que es suave, acogedora, fácilmente ardiente y, obvio, no tendrá problemas con la menstruación. ¿Es de agua? Entonces ya sabe que su pareja es de carácter voluble, húmeda, e insípida en la cama, aunque tiene a su favor que es inodora, sin contar que es buena conductora.
Por otro lado, ¿su almohada-pareja está total y completamente tapada con una funda cuando usted le coloca su cabeza? Entonces, eso indica que es “funda-mental” que averigue usted si es fundamentalista islámica (algo lógico, ya que “almohada” viene del árabe “al-mujadda”, “lugar donde se apoya la mejilla”), por lo que debe tener cuidado en que ella no choque con sus costumbres occidentales (siempre evite occidentes, perdón "acci"). Pero tiene a su favor que usted puede tener hasta un harén de almohadas.
Como ve, hay mucho que analizar. Pero insisto, yo sé que se puede enamorar de una almohada. Ya nada me asombra. Yo mismo me he enamorado de yunques, semáforos y fósiles entre otros objetos de placer.
Por último, si decide emparejarse definitivamente con su almohada, le aconsejo que la cuide bien, es decir, que no sea cabeza dura con ella, que no sea machista recostándose siempre a ella, que la abrace todas las noches porque les gusta y sobre todo escúchela siempre al dormir.
Un saludo mollar.
 
 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.