Artículos

La pletórica, pero lacerante experiencia que viví en China.

 

 

cara91_6.jpgSe debe conocer esa milenaria raza amarilla, que la hicieron roja Mao y ahora está verde dólar.

 

¡Al fin pude conocer esa nación! Conseguí una reunión con un dirigente del Partido Comunista en Shanghái para entrevistarlo. Antes, recorrí la ciudad. Quedé impresionado con la arquitectura futurista, la sobrepoblación de tiendas de grandes marcas y la tradición de que los niños defequen en público, sin pudor ni ataduras por la asepsia urbana. Quedé maravillado, porque pienso que eso contribuye a la formación de sus personalidades. En mi vida he podido hacerlo ni con la puerta del baño abierta. Quizás de ahí mi carácter retraído y estítico.

La otra curiosidad fue encontrar ¡un barrio chino en plena ciudad china! Es un sector de antiquísima ambientación, con techos tipo pagodas y paredes de madera tallada. Si no me dicen que lo construyeron hace seis años para el turismo, me hubiera confundido, creyendo que por allí creció Confucio o Lao Tsé. Pero sólo tsé que de la cultura milenaria que deseaba conocer, por leer a Lin Yutang y a otros, sólo encontré la cultura millonaria Starbucks de la Dinastía Chan (Jackie).

¡Otro producto del Doctor Tuga! (No.1)

cara91_12.jpg¡Todo sobre Medicina Convencional, Alternativa, Crecimiento Personal, 
Autoayuda y Esoterismo!
¡¡Nuevo servicio del Centro de Psicosomatización Integral del
“Dr. Tuga”!!

 

Nota previa: El Doctor no atiende enfermos de peritonitis, porque no es un perito, ni atiende a los que sufren la Enfermedad de Huntington, porque ni siquiera la conoce, ni atiende pacientes con cáncer, porque es sagitario; sin embargo, garantiza la calidad de su sanación, superación o para lo que venga hacer aquí. ¡Y a un precio médico!

Antes de ofrecerle su servicio ordinario, el Doctor Tuga desea informarle que este mes hay un ofertón, ¡como para no perdérselo!. Se trata de:

¿Los políticos no tienen ni un pelo de tontos?

cara91_16.jpgLos poderosos tienen peliagudos problemas, pero como no tienen pelos en la lengua y son gente de pelo en pecho, sólo dicen: “el mal ajeno, del pelo cuelga”.

 

¿Cuál es la relación entre calvicie y poder? No lo sé, pero he hecho un análisis banal -o banálisis, como le llaman en ciertos círculos- sobre el tema. Por ejemplo, la calva les ha preocupado desde siempre a los poderosos. Hace 4 mil años, el emperador chino de la dinastía Hio, Chu-Kang, le pidió a su médico que le “curara” la caída de pelo de su cabeza (a su médico de cabecera, supongo). Pues el doctor le untó un ungüento y le contó uncüento, asegurándole que su remedio era milagroso. Cuando le despegó aquella cosa pastosa de la cabeza, casi le dejó los sesos a la interperie al pobre emperador. Por supuesto, el “doltol” sufrió lo que hoy se conoce jurídicamente como tortura china.

La contundente, pero discutible experiencia que viví en Haití

 

cara91_19.jpgReflexiones sobre las desgracias de una tierra olvidada por nuestros dioses y hasta por nuestros diablos.

 

Decidí viajar urgente a Haití al darme cuenta de que terminaron las elecciones sin cataclismos como fueron el Huracán Matthew y el cólera últimamente.

No es fácil comentar sobre ese país, donde casi todo está dicho (aunque no oído). Mi primera pregunta al llegar fue: ¿los haitianos se merecen tantas calamidades como la conquista española, la esclavitud, los filibusteros franceses y la colonización gala, guerras de independencia y guerra entre mulatos y negros, política de E.U., deforestación, dictaduras, pobreza, emigraciones, los Duvalier, sida, huracanes frecuentes, devastadores terremotos y hasta epidemias de cólera? Respuesta a tan larga pregunta es: claro que no, no se lo merecen. Los haitianos –por lo general-. son gente noble, amable, humilde y alegre, que ya han sufrido demasiado.

Páginas