Guiones y cuentos

Cuentos serios de bufones #1

220px-william_merritt_chase_keying_up.jpgÉrase una vez un bufón, hace poquísimos años y en un lugar muy cercano, que salió una mañana bien temprano de Palacio, porque se había hartado de intentar hacer reír al Rey y a su Corte día tras día, sin éxito alguno.

En la calle, algunos pobladores de aquella Villa se dirigían a sus quehaceres cotidianos, bien serios, ensimismados, taciturnos. El bufón entonces los saludaba con una serie de cómicas genuflexiones, pero no obtenía ninguna reacción de la gente. Tocaba en las casas y cuando le abrían les hacía a todos morisquetas, acrobacias y pantomimas graciosísimas y les contaba cuanto chiste se sabía, pero los villanos se mantenían sin mover un músculo de sus caras.

El bufón entonces no pudo más y se rindió. “Esta Villa está gravemente hechizada”, se dijo y decidió marcharse y vivir lo más lejos posible, en un lugar donde no fuera difícil sacar risas, su razón de ser.

Serie de Tv "Doctor Tuga"

amplian_lista_para_control_precios_3feb2014-1.jpgCuarto Capítulo: REMEDIO MILAGROSO.

Guión literario.-

Tuga terminó el sudocu, revisó la lista de pacientes y vio que le tocaba al señor Nicolás Camhi. Apretó el intercomuncador y esta vez esperó por la voz de su pareja-secretaria. Como no respondía, le habló él.

-¡Yésica! -pasaron unos segundos e insistió-.¡Yésica!

Iba a gritar cuando al fin le habló ella.

-¡Mi amor!

-¡No me digas así! ¿Dónde estabas?

-¡Perdón, Doctor Tuga! Ni te lo imaginas. Hay una señora aquí que dice sentirse muy mal. Cada vez le duele algo distinto y me tiene loca.

-Bueno, no te separes tanto del teléfono por sit e necesito.

-Tienes razón.

Serie de Tv "Doctor Tuga"

u.jpegTercer Capítulo: LA CALIGRAFÍA.

Guión literario.-

Tuga escribió unas notas en el computador, pero no sólo se demoró por escribir con dos dedos, sino porque lo que le salía escrito en pantalla era para reírse. Por ejemplo, “Séyica” por “Yesica”. Él estaba conciente de que eso es un trastorno y tiene el nombre de disgrafía, pero no le dio importancia, ya que se lo achacó a su poquitín de apuro en escribir, para llamar urgente al próximo paciente. Y eso fue lo que hizo, prendiendo el intercomuncador.

   -¡Yésica!

   -¡Aquí, Yésica! ¡Cambio!

   -¿Cómo?

 

Serie de TV "Doctor Tuga"

images_13.jpegSegundo Capítulo: LA VISTA.

Guión literario.-

Doctor Tuga se restriega los ojos con los dedos pulgar y del medio de la mano derecha. Después los abre bastante, para enseguida cerrarlos bien apretados. Eso lo repite diez o doce veces durante cuatro o cinco minutos.

Finalmente, con los párpados caidos, estira su brazo de piel algo verdosa con lentitud y a tientas enciende el intercomunicador.

-Yésica.

-¿Sí, mi doctorcito?

-“Sí, Doctor Tuga”, me debes decir … Vamos, repite.

Serie de TV "Doctor Tuga"

w.jpegPrimer Capítulo: NO ME SIENTO BIEN.

Guión literario.-

Estirándose su bata blanca y acomodando el estetoscopio en su bolsillo, ya que por su escasísimo cuello no podia colgárselo, el Doctor Héctor Tuga entra a su consultorio caminando muy lentamente, se sienta detrás de la mesa de atención al paciente, prende el computador y con sus dedos de piel medio verdosa teclea su código para entrar al sistema.

  Mira a su alrededor, vuelve a revisar la blancura de su bata, suspira satisfecho y con un eterno movimiento aprieta el intercomunicador. (El ritmo debe ser lento como una antigua y aburrida película soviética, o nórdica, como una de Ingmar Bergman).

Páginas