Narrativa

Cuentos de bufones No. 9

cara51_52.jpgÉrase una vez, hace poquísimo tiempo y en un lugar muy cercano, un buen bufón que hacía divertir siempre a aquella Villa.
Salía de su labor ordinaria en Palacio y se subía en un anfiteatros a un costado de la plaza principal de la Villa y compartía con todos su repertorio.

Cuentos de bufones No. 8

cara51_27.jpgÉrase una vez, hace poquísimo años y en un lugar muy cercano, un negocio de lavado de ropa, orgullo de aquella Villa.
Entrando, en un primer espacio –el más limpio y cuidado-, se veían colgados los elegantes trajes para caballeros, barones, marqueses y demás miembros de la Corte, además de sus capas y sombreros, de color gris, azul oscuro y negro, como dictaba el refinado gusto. Y de negro y dorado también eran los vistosos y vaporosos vestidos para mujeres, con sus atractivos escotes, con géneros costosos como el tul y el terciopelo bordados en oro. 
En un rincón de ese agradable salón, ubicaron la ropa de niños y niñas.
 

Cuentos de bufones No. 7

cara51_18.jpgÉrase una vez, hace poquísimo años y en un lugar muy cercano, un bufón que salió del Palacio a recorrer la Villa.
Se le había ocurrido caminar sin detenerse, regalándoles una sonrisa a cada uno de los aldeanos, campesinos, guardias, mercaderes o quien fuese que se le cruzara por delante. 
Todos, amablemente, se lo agradecían. Sin embargo, unos pasos más allá del encuentro, muchos guardaban la risa en el bolsillo. Otros la dejaban provisionalmente en un sitio, y después se olvidaban de ella. Hasta hubo varios que la estrujaron y la lanzaron lejos.
 

Cuentos de bufones No. 6

cara51_35.jpgÉrase una vez, hace poquísimo años y en un lugar muy cercano, un Reino enfrentado a otro, a punto de comenzar una guerra por unas tierras limítrofes.
Defendiendo a su Rey, miles y miles de soldados de infantería con sus armaduras, blandiendo ballestas, escudos y espadas, se colocaron en formación de cuadros sobre una colina y detrás, la caballería con lanzas y sables. Del otro lado del valle, casi como un espejo, se ubicó el otro ejército enemigo de igual poderío.
 

Cuentos de bufones No. 5

cara51_29.jpgÉrase una vez, hace poquísimos años y en un lugar muy cercano, unos hechos increíbles.
En todos los Reinos sin Brillo, sucedían cosas extrañas. ¡Se había desastado una ola de robos a bufones! 
Se le conoce como “La Trata de Risas”. Consiste en robarle la sonrisa, o la risa, o la carcajada a un bufón y venderla en los Reinos con Brillos. Se sabe que en esos lugares muchas personas nacen sin ese don, por lo que tratan de comprarla en el mercado negro.
 

Páginas