Photochístesis

Fototexto No. 1 "Farruco"

Suena la melodía metálica de un reguetón en el teléfono móvil que está en el bolsillo de su short. Farruco abre los ojos, pero no hace ningún movimiento para contestar la llamada... Sigue sonando el celular. Farruco se mantiene con la mirada clavada en el techo. Persiste en su inmovilidad... Continúa la musiquita del teléfono reverberando en el espacio.

Farruco es así. El que lo conozca sabe por qué lo digo... Vayan, pregunten por ahí y averiguen cuántas citas, reuniones, fiestas, él ha dejado esperando. ¡Miles! Y todo porque, de repente, el señorito se le ocurrió ir a otro lugar, o hacer algo diferente, o no hacer nada, claro. ¡Ah!, y cuando le da por una cosa, ¡déjenlo! Una vez la agarró por no ponerse zapatos derechos, ¡y aquello fue un escándalo!... ¡No, y le da por no comer, y se muere! ¡De verdad que se muere!... ¡Ustedes no saben quién es este tipo!

Suena el reguetón. Farruco no hace ningún movimiento para contestar la llamada... Se oyen unos pasos por la acera. Farruco mira primero para la ventanilla y después al bolsillo donde está su celular. ¿Será, esa llamada, el aviso que él espera?... Continúa sonando el teléfono. Los pasos se alejan y Farruco vuelve a clavar la mirada en el techo... Sigue el reguetón sonando. Y suena y suena...

Farruco... ¡¡Farruco!!... ¡Contesta!... ¡No te escondas tras el sombrero!... Mira, ¡Si no agarras el teléfono, te lo juro por mi madre que no escribo una letra más!... ¡Caballeros, siempre es lo mismo cada vez que hago un cuento sobre este hombre!....

 
Foto: Francisco Puñal.
Texto: Pepe Pelayo.

 

 

Páginas