Sobre el humor

¡Humoristas a la política!

cara71_104.jpgUna nueva noticia relacionada con el humor recorre Chile y como siempre, reflexiono sobre el asunto. Se trata de los humoristas escénicos Palta Meléndez y Bombo Fica, los cules ingresaron en las filas del Partido Comunista y del Partido Radical, respectivamente.

¿Humorista creador o intérprete?

cara71_100.jpgEsta es una reflexión a propósito del descalabro del humorista chileno Yerko Puchento en la fiesta de Farkas, su millonario y farandulero coterráneo. Me gustaría comentar algo al respecto, porque he leído de todo en las redes sociales, hablando pestes de uno, de otro y de todos, como siempre hace ese verdadero monstruo y con abundancia de vulgaridades, insultos y obscenidades, obvio.
El hecho fue que Alcaíno, el actor que hace el personaje de Yerko, suspendió su presentación, porque el sonopronter (microfonito que se coloca dentro del oído), no funcionó.
Sabemos que él dice todo lo que le dicta el señor López, su guionista, por lo tanto, al no recibir la información, nada tenía que hacer en escena y se marchó.
Muchos le achacan la culpa a él, porque si es humorista debió haber improvisado ante la situación. Error. Existen dos tipos de humoristas, los que crean y los que interpretan. Alcaíno es humorista porque "inventó" un personaje cómico; es decir, creó su vestimenta, su forma de hablar, sus gestos, sus expresiones, sus movimientos y su personalidad. Si él fuera un actor normal o si fuera uno que hace stand up comedy, lo que dijera daría mucho menos gracia. Así que creó humor al interpretar. Pero no es un creador de textos y situaciones humorísticas, como lo es López, su guionista.

Para gustos se hicieron colores

cara71_1.jpgUn amigo me pregunto cuáles son los humoristas que me gustan verdaderamente. Me imagino que al ver que critico tanto el humor que se presentó en el Festival de Viña, se imaginó que tengo un gusto extraño, o excéntrico.
Le respondo:
Pues me gustan muchísimos. Por ejemplo, los chilenos Coco, Chino Navarrete, Bombo, Dino, Alvaro Salas, Hervi y sobre todo Felo, me gustan , aunque ninguno es lo que hago, lo que me satisface. También Kramer, a pesar de su evidente falta de libreto. Y a pesar de no reír como yo quisiera, a todos los admiro y respeto. ¿Que me llenen completamente? Soy fanático (sin orden de nada) de Les Luthiers, Chaplin, Buster Keaton, Leo Masliah, Fontanarrosa, Quino, Ares, Boligán, Ajubel, Tres Patines, Grupo MozArt, PAgagNiNI, Triciclo, Mota, Daniel Samper, Woody Allen, Mark Twain, Chesterton, Cervantes, Jardiel Poncela, Robin Wiliams, Zumbado, Sala Manca, Groucho Marx, la comedia italiana de los años 60 y 70, Monty Python, Mr. Bean, Sirí Siiva, y muchos, muchos humoristas más de todas las manifestaciones artísticas. Como ves, es el Olimpo del humor, pero insisto, acepto hasta Dinamita Show cuando no se ponen vulgares.

Sexta presentación del humor en Festival de Viña 2017

cara71_40.jpgLe tocó el turno al señor Fabrizio Copano. Él es el más fiel representante del stand up comedy. Un género que se basa en la interacción con el público rompiendo la cuarta pared y apoyándose básicamente en el guión, con una forma natural de comunicación, sin relevantes elementos de actuación ni mucho menos.
Por lo tanto, me limito a decir que tres cuartos de su rutina se basó en lo político-ideológico y el resto en humor blanco, a veces picaresco, aunque no llegó a agredir cuando pasaba por la frontera. Según me percaté, dijo pocas malas palabras; aunque de esas pocas muchas fueron innecesarias, pero no quiero remarcar eso, porque parecería demasiado puritano. Sólo sí afirmo que yo no las diría en escena.
Puedo decir también que se ve que tiene una buena percepción de su entorno, de donde saca los materiales para sus guiones, que los procesa de manera aguda, con cierta tendencia al cinismo y la ironía dura.

Quinta presentación del humor en el Festival de Viña 2017

cara71_40.jpgMe imagino que algunos dirán que es lo mejor que ha pasado por el Festival. Pero también otros dirán que no se rieron nada, como siempre sucede.
En realidad hay poco que decir. El señor Rodrigo Villegas pensó bien su rutina, porque le tocaba después de Maluma; es decir, actuar ante un público joven de dudoso gusto (me refiero a que son fanáticos de un género musical extremadamente básico y con letras chabacanas y vulgares). Así que comenzó con chistes sobre su gordura. Eso siempre funciona. Claro, hasta un punto, si te pasas y te ríes mucho de ti mismo, puede que provoques burlas en los espectadores al ver que ni tú te respetas. Pero el hombre siguió con el tema de su obesidad y siguió y siguió. ¡Qué manera de arriesgarse! Pero le salió bien, por lo menos para los allí presentes. Hizo humor blanco, muchas veces pícaro, en ciertos momentos se pasó un poquitín, pero nada muy agresivo. Lo que sí dijo varios garabatos sin justificación.
Me imagino que por poco le da un infarto al ver que el público de la galería gritaba y él pensó que lo estaban echando a él, pero fue a un delincuente que carabineros se llevó. Un susto nada más.
Yo me alegro de que le haya ido bien, a pesar de que me hizo sonreír sólo un par de veces, pero la culpa es mía que soy muy exigente y prefiero otro tipo de humor, como siempre explico.

Páginas