Sobre el humor

Pedagogía del humor (9). Educación parvularia

00_no_lo_puedo_creer_-_portada.jpg

Muchos me preguntan si las educadoras de párvulos también pueden aplicar la Pedagogía del Humor. ¡Por supuesto!

Veamos algunas recomendaciones para ellas:

1) Que se informen bien de la importancia del humor en los niños y niñas, en sus propias vidas y en qué consiste la Pedagogía del humor. Deben leer, estudiar y asimilar lo que en esta página señalamos, porque les sirve igual todo lo que hemos desarrollado en otros artículos sobre este tema. Claro, también deben informarse por otras vías como Internet, otros libros especializados, o por donde sea.

2) Que las educadoras logren llegar habitualmente a un estado de buen humor (ánimo), como se ha descrito en esta página.

Pedagogía del humor (8). ¿Qué es y por qué se debe aplicar?

portada-gracias-por-ensenar.jpg“La Pedagogía del humor es aquella disciplina que, teniendo por objeto la educación, incorpora el humor como clave metodológica de sus intervenciones”, así lo define muy bien Jesús Damián Fernández, en Idígoras ed., 2002.

El humor en educación es un modelo de trabajo, marca un estilo de relación educativa, de enseñanza, de aprendizaje.

En otras palabras, lo que trata de lograr la Pedagogía del humor es reírsejuntos el educador y el educando; es decir, pasarla bien mientras uno enseña y el otro aprende.

Quedando lo anterior más claro, aún algunos se preguntan: ¿por qué tengo que aplicarla? ¿La necesito en mi caso? Aquí van mis respuestas:

Nacemos con cierta predisposición hacia la diversión, la alegría de vivir, la curiosidad, la exploración y la flexibilidad y con ese espíritu transcurre nuestra infancia. Sin embargo, nuestros centros educacionales se empeñan cada vez más en acabar con todo eso.

Pedagogía del humor (7). ¿Cómo un docente puede estar siempre de buen humor? Segunda parte

descarga_1_3.jpegPara que no hayan dudas, repito la introducción de la Primera Parte:

Ante todo, véase como un todo; es decir, usted en el plano personal, en el familiar, en el social y en el laboral.

Entonces, en todos esos planos usted debe sentirse con un sólido y permanente estado de ánimo positivo, de buen talatnte, de buena disposición, lo que aquí llamaremos  “estar de buen humor”.

Así, para aplicar con excelencia la Pedagogía del humor, es priorizado enfrentarse a su trabajo de educador estando del mejor “buen humor” posible.

Para ello aquí van otras recomendaciones que se suman a las 32 anteriores, tanto para lo personal, lo familiar, lo social y lo laboral:

Pedagogía del humor. (6). ¿Cómo un docente puede estar siempre de buen humor? Primera parte

descarga_2_0.jpegAnte todo, véase como un todo; es decir, usted en el plano personal, en el familiar, en el social y en el laboral.

Entonces, en todos esos planos usted debe sentirse con un sólido y permanente estado de ánimo positivo, de buen talatnte, de buena disposición, lo que aquí llamaremos  “estar de buen humor”.

Así, para aplicar con excelencia la Pedagogía del humor, es priorizado enfrentarse a su trabajo de educador estando del mejor “buen humor” posible.

Para ello aquí van estas recomendaciones, tanto para lo personal, lo familiar, lo social y lo laboral:

1) Escriba en un cuaderno, las anécdotas del presente o del pasado, especialmente en aquellas en que se haya sentido mal, tratar de verlas con perspectiva cómica, hasta conseguir reírse de usted mismo.

Pedagogía del humor (5). Juegos

images_1_3.jpegOfreceremos aquí algunos ejemplos de juegos relacionados con el humor y la risa. Unos me los enseñó mi amigo Luis Pescetti, un gran comediante, músico y escritor argentino; otros los busqué por varias vías y casi todos los adapté a mis historias y personajes.

Pero ante todo, quiero compartir con usted algunas consideraciones sobre el juego y su importancia.

El juego es una actividad aleatoria, flexible y exploratoria. El juego aumenta la experiencia y el conocimiento. El juego hace que se descubra el mejor modo de adaptarse al entorno y a sus condiciones. Por todo lo anterior el juego es elemental en la infancia.

Páginas