Sobre el humor

El Chiste (No. 6) "Los de tontos"

tontos.jpgLos tontos en los chistes cambian de nombres, pero en el fondo y en la superficie son los mismos personajes. ¿Sabía usted que los tontos...?

-Para muchos latinoamericanos son los gallegos.

-Para los españoles son los leperos (de Lepe, un Municipio de Andalucía).

-Para los colombianos son los pastusos (de Pasto, un Municipio del Departamento de Nariño).

-Para los costarricenses son los nicaragüenses.

-Para los estadounidenses son los polacos, italianos y portugueses.

-Para los cubanos son los pinareños (de Pinar del Río, la provincia más occidental de Cuba).

-Para los canadienses son los newfies (de la provincia de Terranova).

El Chiste (No. 5) "Cómo contarlos mejor"

chiste_1.jpgAnte todo, si usted tiene intención de convertirse en un contador de chistes, en un chistoso o chistosa (a partir de aquí, para ahorrar tiempo y espacio, sólo usaré el masculino para representar ambos géneros), ya sea aficionado o profesional, el primer consejo que le doy es básico, fundamental: ¡consuma muchos chistes! Es decir, lea lo más que pueda libros de este género, o pase horas y horas en Internet buscándolos y disfrutándolos. Mire o escuche hasta el cansancio a los chistosos profesionales en discos, radio y televisión, y también en videos en Internet, como ya dije.

Después, le aconsejo analizarse bien. Es decir, conocerse mejor: si es muy extrovertido, si es histriónico para hablar, si habla rápido, si tiene algún problema de dicción, o si es tímido, si le da pánico escénico, si la gente se ríeo no con sus ocurrencias en la vida cotidiana, etcétera. A partir de ahí, ver qué mejorar, qué subrayar, que eliminar, qué superar…

El Chiste (No. 4) "¿Quién inventa los chistes?"

creador-chiste.jpgMe refiero en esta reflexión a los tradiciones chistes orales, escritos, que cuentan una breve historia o situación.

Comencemos a descubrir ciertas teorías entonces. Por ejemplo, algunas mentes brillantes han intentado desentrañar el enigma de quién inventa los chistes populares, anónimos, como es el caso del escritor ruso de ciencia ficción Isaac Asimov, quien en el cuento “El chistoso” atribuye la autoría de estas bromas a una potencia extraterrestre.

Otra tesis la propuso la revista humorística española “El Jueves” , sugiriendo que los inventaba una sociedad secreta.

El mencionado ya Sigmund Freud, dijo al respecto: “se los inventa la gente”, así de sencillo y sorprendente, ya que uno esperaba una genialidad más complicada de ese señor.

El Chiste (No. 3) "Técnicas y recomendaciones para crearlos"

fabrica-chistes.pngSi usted tiene la intención de convertirse en un “inventor” de chistes (para ser contados de forma oral o escrita, aunque puede extenderse a las otras ramas artísticas), ya sea aficionado o profesional, el primer consejo que le doy es básico, fundamental: ¡consuma muchos chistes! Es decir, lea lo más que pueda libros de chistes, o pase horas y horas en Internet buscándolos y disfrutándolos. Mire o escuche hasta el cansancio a los chistosos profesionales en discos, radio y televisión, y también en videos en Internet, como dije.

Escoja los chistes que más le hacen reír y analícelos. Estudie por qué y cómo funcionan.

También observe todo a su alrededor. Deje abierto ese “botón” o “perillita” que hace que uno perciba enseguida, dónde surge el humor en la vida cotidiana. No es fácil, pero se practica y uno logra convertirse en experto o casi, si le pone empeño.

El Chiste (No. 2) "Todo lo que he podido averigüar sobre él"

chistes-antiguos.jpgSegún un estudio realizado por la Universidad inglesa de Wolverhampton en el 2008, el chiste más antiguo del mundo data del 1900 a.C.. Procede de un proverbio de los sumerios, artífices de la primera civilización del mundo (actual sur de Irak).

Estos son los diez chistes que dicha Universidad estableció como los más antiguos de la historia:
 

1- 1900 a.C.: Algo que no ocurre desde tiempos inmemoriales: Una joven mujer que no se haya tirado un pedo en el regazo de su esposo.

2- 1600 a.C.: ¿Cómo entretienes a un faraón aburrido? Haces navegar sobre el Nilo una barca cargada de mujeres jóvenes vestidas sólo con redes de pesca y le pides al faraón que vaya a atrapar un pescado. (Este chiste apareció en el llamado "Papiro de Westcar", un texto egipcio escrito en tiempos de los hicsos, entre 1650 a.C. y 1540 a.C., que reúne cuentos mágicos y se guarda, desde 1866, en el Museo Egipcio de Berlín).

Páginas