Sobre el humor

En rigor humortis: "El humor político es de izquierda o de derecha"

1_0.pngLos políticos de derecha y sus simpatizantes, piensan que los humoristas son de izquierda, porque se ríen de sus posiciones conservadoras ante el aborto, la eutanasia, el matrimonio homosexual y otros conceptos por el estilo; o porque defienden las posiciones de poder de empresarios corruptos y discriminadores, o de la rígida y retrógrada religión, etcétera.

Pero las cosas han cambiado y los políticos de izquierda y sus simpatizantes, ahora ven asombrados que son víctimas de la risa también, porque la corrupción los alcanzó públicamente o porque ahora son más totalitaristas, por ejemplo.

En rigor humortis: "La sátira contra el poder"

captura_de_pantalla_2021-04-01_a_las_6.05.32_p.m.pngNuestros satíricos conocen de lo que son capaces los políticos que se convierten (quizás un viernes a las doce de la noche con luna llena) en dictadores. Y en cuanto lo hacen, con toda sus energías se defienden del "peligroso" humor. Sabemos que ponen a sus fuerzas de seguridad a rastrear chistes sediciosos, donde ellos aparecen como protagonistas, o donde “atacan” sus perfectas y patrióticas acciones. Sabemos que los dictadores y totalitaris-tas (sean del color político que sean) prohíben hasta que los humoristas gráficos publiquen las caricatu-ras personales que les hacen, y que obligan sólo a ser públicos los chistes que critican “al cruel enemigo”, y así un largo etcétera.

Interesantísima investigación

descarga_37.jpegUn humorista en escena, o a través de una caricatura, hace una gracia sobre la corrupción que se le descubrió a un determinado político y enseguida la gente capta el chiste, ríe y hasta aplaude.

Sucede también cuando el humorista (escénico, gráfico, etc.) hace una gracia sobre el sexo. La gente ríe de inmediato. Y más si lo hace con obscenidades, vulgaridades, groserías. Éxito seguro.

Sobre los chistes

tapa_chiste.jpgEl chiste más divertido del mundo fue identificado por el sicólogo británico Richard Wiseman, de la Universidad de Hertfordshire (Inglaterra), en el año 2002. Sobre esa investigación -entre otros muchos temas relacionados-, me extiendo en mi libro “El chiste” (en la foto).
Pero ahora quiero referirme a otro aspecto de esa investigación:
* Los estudios arrojaron que los habitantes de Irlanda, Nueva Zelanda, el Reino Unido y Australia prefieren los chistes con juegos de palabras.

En rigor humortis: "¿Reír es una profesión?"

4.pngCuando la devastación de Judea, el profeta Jeremías cuenta que el pueblo hebreo –a solicitud de su dios-, llamó a lloronas (conocidas como “lamentatrices”). Después esa costumbre se extendió a griegos y romanos. Incluso se sabe que se practicaba en el Antiguo Egipto también. Con el tiempo a las mujeres con ese oficio se les llamó plañideras. Sabemos por la literatura que en España fue muy popular. Y en Inglaterra hay empresas especializadas en ese mercado.

Páginas