Pelayaserías - El blog de Pepe Pelayo
Concierto lector
Libros de Pepe Pelayo

¡De la Comuna de Requinoa, Chile!

quinoa3.jpg

La profesora y gran motivadora a la lectura, Teresa Andrea Zamora, de la Escuela Canadá en la Comuna de Requinoa, en la VI Región, Chile, me envía estas magníficas historietas hechas por los propios alumnos como tarea para el hogar, sobre la lectura de mi libro "El Chupacabras de Pirque".

Recomiendo este libro

descarga_1.jpegVuelve a la carga el gran humorista español Enrique Gallud Jardiel. Acaba de publicar el libro “Hitos Malditos de la Historia”, en la Editorial Glyphos publicaciones, en Madrid. Libro de 180 páginas, que sin mentir, a uno le gustaría que fueran mil y tantas.
Sabemos de la fertilidad y del “culteranismo” de Enrique. Hace poco respondió al respecto en una entrevista que le hice para la revista Satiraopinion, pero sigo boquiabierto a pesar de sus claras explicaciones. Es que no puedo dejar de admirar la rapidez con que produce sus libros de humor sin bajar el nivel de calidad. 

No. 43

cara61_59.jpg

PIDO la palabra y no me la dan.
PIDO disculpas y no me la aceptan.
PIDO a dios por dinero y nunca tengo nada.
¿Qué hago?... Mejor me desPIDO.

 

firma_15.gif

¡Me llegó un precioso regalo de Chile!

1_9.jpg

Me llegó un lindo regalito de Chile. Lo cuento: la profesora Eugenia Sarabia de Parra me escribe ya estando aquí en Singapur, diciéndome que sus alumnos van a leer el libro de Betán y mío, "El chupacabras de Pirque" y me pide un saludo para motivarlos. Lo hice (lo copio abajo) y ahora me envía fotos de los chicos leyendo. ¡Gracias, a la profe Eugenia y gracias a los muchachos! ¡Me hicieron muy feliz!

El premio de hacer reír

cara71_113.jpgCuando decimos que no hay mejor premio que recibir una sonrisa o una risa de alguien (sobre todo de un niño), no es una mentira, no es pose. Cuando se nos acercaba la gente en Cuba después de una función de nuestro grupo La Seña del Humor y nos agradecía por la risa que le sacamos esa noche, en medio de las dificultades del país, no tenía precio. Cuando un alumno, un padre o un profe me cuenta que rieron con mis libros, eso tiene un valor que nadie se imagina. Cuando alguien se ríe de mis artículos, fotomontajes, etc., me están premiando y muchos no saben lo feliz que me hacen.

Páginas