Pelayaserías - El blog de Pepe Pelayo
Concierto lector
Libros de Pepe Pelayo

Tesis sobre Humor

tesis.jpgMe reuní con dos estudiantes (Maríajosé y Camila) de Educación Parvularia de la Universidad Andrés Bello de Viña del Mar, las cuales están pronto a graduarse y su Tesis de Grado será sobre la Pedagogía del Humor y me hicieron muchas preguntas, conversamos, nos sacamos fotos, se llevaron mi libro "Gracias por educar" y la pasamos bien, porque nos une un mismo objetivo: educar con humor. Voy a tratar de asesorarlas lo más posible. Les deseo el mayor de los éxitos!!

 

firma_17.gif

Serie de Tv "Doctor Tuga"

cara21_5.jpgTercer Capítulo: LA CALIGRAFÍA.

Guión literario.-

Tuga escribió unas notas en el computador, pero no sólo se demoró por escribir con dos dedos, sino porque lo que le salía escrito en pantalla era para reírse. Por ejemplo, “Séyica” por “Yesica”. Él estaba conciente de que eso es un trastorno y tiene el nombre de disgrafía, pero no le dio importancia, ya que se lo achacó a su poquitín de apuro en escribir, para llamar urgente al próximo paciente. Y eso fue lo que hizo, prendiendo el intercomuncador.

   -¡Yésica!

   -¡Aquí, Yésica! ¡Cambio!

   -¿Cómo?

 

Cómo contar mejor los chistes

cara71_103.jpgAnte todo, si usted tiene intención de convertirse en un contador de chistes, en un chistoso o chistosa (a partir de aquí, para ahorrar tiempo y espacio, sólo usaré el masculino para representar ambos géneros), ya sea aficionado o profesional, el primer consejo que le doy es básico, fundamental: ¡consuma muchos chistes! Es decir, lea lo más que pueda libros de este género, o pase horas y horas en Internet buscándolos y disfrutándolos. Mire o escuche hasta el cansancio a los chistosos profesionales en discos, radio y televisión, y también en videos en Internet, como ya dije.

¿Quién inventa los chistes?

cara71_104.jpgMe refiero en esta reflexión a los tradiciones chistes orales, escritos, que cuentan una breve historia o situación.

Comencemos a descubrir ciertas teorías entonces. Por ejemplo, algunas mentes brillantes han intentado desentrañar el enigma de quién inventa los chistes populares, anónimos, como es el caso del escritor ruso de ciencia ficción Isaac Asimov, quien en el cuento “El chistoso” atribuye la autoría de estas bromas a una potencia extraterrestre.

Otra tesis la propuso la revista humorística española “El Jueves” , sugiriendo que los inventaba una sociedad secreta.

El mencionado ya Sigmund Freud, dijo al respecto: “se los inventa la gente”, así de sencillo y sorprendente, ya que uno esperaba una genialidad más complicada de ese señor.

Páginas