¿Qué edad mental tiene la sociedad chilena?

cara71_104.jpgEn toda la Historia de la Humanidad los jóvenes han demostrado, en esa etapa cronológica de la vida, ser impetuosos, entusiastas, creídos, irreverentes, progresistas, etc., y han logrado muchas veces que la sociedad avance un poco, para estabilizar y solidificar lo alcanzado mientras son adultos y siguiendo por esa vía, se vuelven viejos conservadores que les da por prohibir lo que quieren los nuevos jóvenes. Es un proceso cíclico normal. Todos los que han tenido juventud hemos pasado por eso de alguna manera.

Sin embargo, pienso que actualmente en Chile ese proceso se nos está yendo de las manos.

Porque no son sólo los jóvenes los que se creen que se las saben todas, los que creen “que tienen a dios agarrado por la barba”, como dice el dicho, los que creen que tienen la verdad absoluta. Veo algunos adultos en los medios, en las redes sociales y hasta varios “en vivo” que me encuentro en la calle, que repiten como papagayos lo que vociferan los jóvenes. Veo a los periodistas entregados a esa misma moda. Y, por supuesto, veo a los políticos sin escrúpulos, que sólo les interesa el voto –los cuales son muchos, lamentablemente-, también se suman al coro juvenil.

¡Ojo! No estoy en contra ciegamente de lo que dicen  los jóvenes, ni tengo nada contra ellos en especial, como odio generacional o cosas así. Por si a alguien le interesa: soy agnóstico y estoy a favor del matrimonio gay, de que adopten, de la eutanasia, del aborto, etc., etc., así que estoy lejos de ser un viejo conservador.

Sigo entonces. Me encanta que en su momento los jóvenes salieran a la calle a exigir que se mejore la educación. Por esa presión es que los políticos le pusieron atención al tema, sabiendo de años que la educación estaba y está cada vez está peor.

Pero lo que no acepto es que los jóvenes comiencen a exigir que se haga todo, incluso las leyes, como ellos quieren. Como si los jóvenes fueran expertos y tuvieran una amplia experiencia. Ni acepto que se pongan a exigir de igual forma rubros específicos y especializados que no tienen que ver con la educación, como si supieran de todo. Y lo que es peor, si no se aprueban todo tal y como lo quieren, no sirve nada y de cabeza otra vez a “la lucha callejera”.

Y lo que más me duele. La mayoría de esos impulsos y actitudes de “juventud”, no son tales, porque en realidad están manipulados por adultos ideologizados, que se aprovechan de jóvenes con ansias de poder como ellos, y éstos se las arreglan para dirigir masas de jóvenes, incluso a veces sin apoyo de las mayorías. Como pasa en las festivas tomas, donde muchos no desean perder clases y tienen que someterse a las minorías que les importa un bledo su educación y la de sus compañeros y cometen delitos destrozando lo material en sus centros educacionales, para decir después que cada vez tienen menos apoyo material.

Pero dejemos a los jóvenes normales, los que han existido siempre en la Historia y quedémonos con “los jóvenes turbios”, por llamarlos de alguna manera y que son esos que le hacen daño a la sociedad. Porque el problema de los jóvenes normales se resuelve con buena educación. Por lo menos el día en que las autoridades hagan una buena reforma educacional y se preocupen por la calidad antes de sus intereses políticos.

Muchos adultos –como dije-, también se comportan como “jóvenes turbios”. Y por tal motivo caemos en terreno peligroso. Por ejemplo, veo que ahora todo el mundo tiene derecho a opinar (cosa que es bueno, es democrático y sano), pero lo hacen desde la posición del “joven turbio” ya que caen en la situación de que su opinión es la única que vale y la del que piensa distinto es diabólica y para eso acompaña su opinión con malas palabras, insultos, groserías, humillaciones y ataques personales. ¿Porqué? Supongo porque cree que el que no piense como él se merece todo eso, por ser inferior o mala persona, o simplemente porque no tiene como defenderse ya y hace como el que grita en una discusión para hacer valer su opinión cuando se queda sin argumentos.

Ya estoy que no leo mucho en Internet para no encontrarme con esos comentarios trogloditas, vulgares, muy poco tolerantes ¡y hasta violentos!

Esa gente se siente con derecho a no pagar en el transporte público, derecho a escupirle o lanzarle un vaso de agua o una patada a una autoridad, derecho a pararse en un escenario cualquiera -incluyendo el Festival de Viña- y decir lo que piensan envueltos en vulgaridades y ataques, derecho a robar, derecho a merecer todo, etc., etc. ¿Por qué? Porque les han manipulado el cerebrito, pienso yo. Y los “jóvenes turbios”, los mediocres y los ignorantes, toman esas banderas que vemos tan a menudo ahora, disfrazadas de “derecho civil”, de “lo que necesita la sociedad”, de “basta de abusos”, “justicia”, etc., etc., llegando a caducos eslóganes de los años 60.

Amigos, no se dejen engañar, cuestiónense todo los que le digan, no voten por votar, el lobo disfrazado de oveja está detrás de varios nombres en la lista de candidatos.

Lo peligroso, insisto, y esto no es campaña del terror ni mucho menos, porque nunca caería en eso, es que esos “jóvenes turbios” han aprendido las reglas de los adultos normales y juegan con ellas para escalar en la sociedad. Ahora ya tienen partidos y hasta candidatos presidenciales. Porque saben y se mezclan con gente buena, con buenas ideas y principios para ellos adquirir poder a como de lugar.

¡Ojo! Esto sucede en todos los colores políticos, aunque es mucho más claro en los dos extremos.

¡Que el populismo nos agarre confesados!

Me da gracia que un país que cada día se hace más viejo en edad promedio, cada día estemos pensando más así, como los “jóvenes turbios”.

Aclaraciones:

1-Mi reflexión le sirve a muchos países en este mundo, pero puedo hablar de Chile, por ser testigo vivencial de lo que sucede.

2-No publico esta reflexión para provocar debates, ni para convencer a nadie. Sólo lo hago como exorcismo y por si le ayuda a alguien a sacar sus conclusiones sobre el tema.

3-Como no soy experto, quizás esté equivocado. Ojalá un especialista me ilumine mejor el camino.

 

firma_142.gif

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
6 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.