¿Sabia Ud. qué...? No. 2 (*)

cara41_33.jpgEl origen de la pantorrilla.

 

En la Antigüedad, los bárbaros que vivían alrededor de la península de Crimea usaban algo parecido a la prenda de vestir que conocemos en la actualidad como pantalón. A diferencia de los toscos bárbaros, el resto de los hombres que vivían en esos tiempos usaban las viriles y masculinas togas y túnicas con bragas o calzones debajo.

Con el devenir de los años, la moda para hombres fue experimentando, inventándose la túnica ceñida, más tarde se popularizó la túnica hasta la cintura y bajando hasta los tobillos por un solo pie, pero los resfríos acabaron con esta modalidad.

A esta altura se crearon los bombachos. Una pieza que se separó de la túnica y se utilizó para cubrir la parte de abajo del cuerpo. Se amarraban a la cintura por arriba y primero a las rodillas por debajo, hasta que siguieron creciendo hacia el sur y finalizaron amarradas al tobillo. Acto seguido se liberaron las ataduras de los tobillos, pero aquello duró poco por el incremento de pacientes hombres en las consultas de traumatología, al pisarse frecuentemente los bombachos y caer.

Al fin llegamos a los pantalones. Se le llamó así por el personaje Pantaleón de la Comedia del Arte, que vestía siempre esa prenda.

El pantalón cubre ambas piernas, hasta el metatarso más o menos. Primero se le consideró exclusivo del hombre, como era costumbre desde los bárbaros. Lamentablemente, costó mucho para que las mujeres lo usaran. Las calificaban de marimachas o prostitutas cuando se los ponían en público. No así para los niños que enseguida usaron pantalones cortos a medio muslo, a la rodilla y a media pierna, según la época y el clima y el presupuesto de los padres.

Pero, a principios del siglo pasado, el ejército británico comenzó a usar unos pantalones cortos, los cuales llamaron bermudas, por la base naval situada en la isla del Caribe del mismo nombre (siguiendo esta lógica, es probable que las tropas francesas en Brasil inventaron el brassiere). Por supuesto que fue solo para hombres, excepto si las mujeres las exhibían en las playas. La bermuda llega hasta la rodilla, dejando el resto de la pierna desnuda. Por suerte, la mentalidad conservadora fue vencida por las buenas piernas de las mujeres (lo que los liberales denominaron “tener buena pata”).

Sin embargo, lo que se desconoce es que mucho antes de generalizarse el nombre de bermudas, popularmente se le llamó “pantalón hasta la rodilla”. Después se acortó la frase como siempre sucede y quedó en “pantalón rodilla”. Terminando la degradación del argot popular en la palabra compuesta: “pantorrilla”.

Cuando se impuso el término bermuda, continuó entonces llamándosele “pantorrilla” a la parte carnosa y abultada de la pierna, a causa también de la exquisita exhibición femenina de esa parte.

 

Fin

 

(*) La ausencia de tilde en la palabra “sabia” del título de esta sección es adrede. Se refiera se esa manera a la persona que adquirirá más sabiduría al leer este estúpido texto de pretensión cultural.

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
1 + 1 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.