Pelayaserías - El blog de Pepe Pelayo
Concierto lector
Libros de Pepe Pelayo

Libro que recomiendo: "Mitología de mentirijillas"

aaaa1.jpgEnrique Gallud Jardiel (Valencia, 1958), es un humorista excepcional. Lo definí en una entrevista como “La culturización del humor”. Quizás sea porque es Doctor en Filología Hispánica. El caso es que ha publicado ¡¡más de doscientos libros!! Y su producción humorística gira alrededor de la Historia, las Artes, la Filosofía, la Filología, etc..
No sé si sabes ustedes, amigos de esta parte del mundo, que es nieto del gran humorista español Enrique Jardiel Poncela, uno de mis ídolos.
Pues Enrique en esta ocasión ha lanzado el libro “Mitología de mentirijllas” con la editorial Glyphos.
Él sabes que soy su fiel admirador y seguidor, así que no es nuevo que confiese que río y disfruto extraordinariamente con su obra.
Con este libro me sucedió igual.

Charlas Chaplin en cuerentena

 

 

Primero por el estallido y después por la pandemia, hace mucho que no salgo a presentar mis Conciertos Lectores para niños, ni a impartir mis Charlas Chaplin (conferencias, talleres, charlas, cursos, etc.). Por eso al ver este material en mis archivos, me entraron ganas de volver a mis andadas.

Para conversar, leer, jugar...

escritores_en_tu_casa_pepe_pelayo_rrss.jpgPara los que quieran conversar, preguntar, jugar, etc., etc... ¡Mañana jueves a las 4 de la tarde. Organiza la Editorial SM. Los datos en el afiche. ¡Nos vemos ahí!

firma3_10.jpg

 

 

 

 

La Historia de La Seña del Humor

416bll1cil._sx331_bo1204203200_.jpgAmigos, parte importante de mi historia personal transcurre en el grupo de humor escénico que fundamos allá en mi ciudad natal de Matanzas: "La Seña del Humor". Ahí fui comediante, co-guionista y co-director artístico con Aramís Quintero. Y también fui director general de esa Compañía, desde 1984 -cuando nació-, hasta 1991 en que llegué a vivir a Chile. Con ese grupo me formé profesionalmente en el humor, haciendo camino al andar. Siempre decíamos en todas las entrevistas que no sabíamos el humor que hacíamos, pero sí sabíamos el que no queríamos hacer.

Páginas