Sobre el humor

Oscar Salas, el caricaturista que dibujó los últimos guiones de Fontanarrosa

cara71_115.jpgPor Ley de la Nación, se instauró en Argentina el 26 de noviembre como el Día Nacional del Humorista. ¿Por qué en esa fecha precisamente? Porque ese día, pero de 1944, nació el gran humorista gráfico y literario Roberto Fontanarrosa. ¡Imagínense lo importante que es él para la cultura de ese país y más aún por ser cuna de tantos y tan grandes colegas!

Mi primer contacto con El Negro, como le decían con cariño, fue en Cuba. Ocurrió durante el Encuentro Latinoamericano de Humor, allá por 1990. Evento organizado por el reconocido humorista cubano Virulo, el cual estaba al frente del Centro Promotor del Humor.

Nota sobre un libro de humor

cara71_80.jpgSi busca un escritor que tenga profundos conocimientos de historia, de literatura, de filosofía, de artes visuales, de cine, de teatro y materias afines, le será difícil encontrarlo. Pero si además de lo anterior, le suma que desea leer esos libros pasados por el filtro de un sentido del humor agudo, fino, de buen gusto, cada vez le costará más hallarlo. Pero si a los dos puntos anteriores le suma también que ese escritor tiene un don especial para la versificación, ya usted se ha puesto muy exigente y si se topa con un autor así, es por un milagro.

Pues le informo que conozco a un talentosísimo escritor que cumple con todo eso. Se llama Enrique Gallud Jardiel y es español.

Tuve el placer y el honor de co-escribir con él un libro (“El profesor Pericot y la Ridícula Historia Universal”) y siempre me asombraba agradablemente en cada capítulo.

En esta ocasión este super prolífico autor publica la obra “Viajes chapuceros y lugares espantosos”, donde me hizo reír y sonreír a su antojo con sus creaciones satíricas e irónicas basadas en los viajes de Marco Polo, Vespucio, Odiseo, El Judío Errante y muchos más, así como a lugares como Samarcanda, Kathmandú y otros; para continuar con parodias a viajes en las obras de Verne, Camilo José Cela, Lope de Vega, etcétera, y terminar con una penetrante y graciosa mirada a los museos, aeropuertos y hasta acciones y actitudes ridículas que hacemos siempre los viajeros.

¿El meme sustituye a la caricatura política, contingente?

cara71_2.jpgLa sátira política que expresan las caricaturas o las caricaturas editorialistas que ponen en el tapete los asuntos importantes y actuales, nos hacían -y nos hacen-, reír poco, sonreír mucho y hasta nos pueden provocar solo sonrisas interiores. Sin embargo, nos brindan más que las carcajadas, porque nos hacen pensar también. Nos abren los ojos sobre lo mal hecho, sobre los errores que se cometen en nuestras sociedades. ¿Por qué funcionan tanto? Porque cumplen con las esas dos intenciones: hacernos sonreír y hacernos pensar al mismo tiempo, pero también porque lo logran a través del arte del dibujo, de la caricatura, del humor fino e inteligente.

Sigo citando

cara71_88.jpgEl escritor mexicano Juan Pablo Villalobos, último ganador del premio Herralde de novela, considera que "vivimos una época complicada para el humor" en la que "a menudo impera la literalidad" y se ponen límites a aquello de lo que uno se puede reír.

Por eso, se producen muchas situaciones de "lecturas sesgadas e inapropiadas" y de "censura a esas manifestaciones humorísticas que pueden afectar a la libertad de creación de los autores", opina el creador de humor literario mexicano.

En mi experiencia, son los mediocres editores, los mediocres críticos, mediocres especialistas de literatura infantil, mediadores de la lectura mediocres, mediocres ideologizados, mediocres lectores y seudo intelectuales los que malinterpretan, censuran y subestiman al humor. Pero la mayoría del público mediata o inmediatamente asimila la propuesta. Lo he comprobado en la escena y en la literatura.

Pero le doy la razón al autor mexicano en eso de que vivimos tiempos difíciles para el humor. Porque la vulgaridad, el facilismo, el escarnio, el fundamentalismo y la labor que hacen esos mediocres que señalé, son fuerzas que desprecian al humor blanco, absurdo, inteligente, infantil, fino, creativo, ingenioso.

Sin embargo, soy optimista y siempre espero que el agua tome su nivel.

 

firma_140.gif

 

Curiosidad Literaria

cara71_19.jpgDice César Aira, escritor argentino:
“La literatura, entendida como arte de la palabra, a mucha gente hoy día no le basta, no le alcanza, necesitan algo más, necesitan ideología, derechos humanos, sensibilidad social. Cuando hay pura literatura, como en mi caso, somos los escritores a los que no les dan premios”.
Lo extraño, digo yo, es que aparte de recibir unos cuantos premios internacionales, el año pasado, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes del Gobierno de Chile, con el patrocinio de la Fundación Manuel Rojas, le otorgó el Premio Iberoamericano de Narrativa.

Páginas