Textos en serio

Estado de ánimo social

aqaqa.jpegMe gustaría compartir esta reflexión.
Muchas personas leen en Internet una cantidad de cosas que son falsas, publicadas para lograr algún beneficio de los autores o publicadas por personas que ni entienden lo que subieron y solo copian y reproducen por ignorancia o porque confían, sin cuestionarse nada (recordar los que creen que todo lo que sale en televisión o en la prensa escrita es verdad).
Por ejemplo, unos creen –porque así lo leyeron o escucharon-, que las emociones positivas inciden directamente en la salud y otras al creer lo anterior, se convencen de que enojarse, por ejemplo, es malo.
Aclaro esos dos errores.

Disturbios en Chile (V)

asasa.jpegEl Presidente habló hace dos días planteando tres puntos fundamentales para resolver los problemas y que todos deberíamos unirnos en un debate constructivo para salir de este momento oscuro.

Lo primero, dijo, es el orden público, la paz, el cese de la violencia. El segundo es resolver los problemas sociales que exige la gente y el tercero la Constitución.
Pues nuestros políticos –de izquierda y de derecha-, “inteligentes, probos y pensando siempre en el bien de Chile”, comenzaron a reunirse y a tratar de negociar, ¡pero empezaron por el tercer punto! No priorizaron ni las demandas sociales ni la destrucción de la ciudad por los terroristas.
Yo no sé mucho de esas cosas. Incluso me leí unas tres páginas de la Constitución y no continué, porque decidí que para entenderla bien debía asesorarme mejor.

Disturbios en Chile (IV)

criminal-encapuchado-del-miembro-de-la-cuadrilla-con-destornillador-106354456.jpgDe la tristeza a la impotencia y el enojo.

Los terroristas son cada vez más. Comenzaron los activistas políticos organizados encendiendo la mecha y arrastrando consigo a los anarquistas, a los narcotraficantes, a los delincuentes y finalmente a los jóvenes perdidos, los fácilmente manipulables y esto sigue, porque se mezclan con los manifestantes indignados, en marchas y concentraciones que ya no son pacíficas. Pero la buena gente sigue sin darse cuenta de que los están usando.
Y por un lado la impunidad, porque el gobierno no hace nada para impedir la destrucción del país. Por otro lado los políticos oportunistas que tibiamente dicen estar en contra de la violencia, pero sabemos que la apoyan, porque el objetivo es la caída no solo del gobierno, sino del sistema. Y por otro lado los periodistas y personalidades públicas que por ignorancia, por maldad, o porque también son activistas políticos, fomentan directa o indirectamente la violencia. Todos creando cortinas de humor con otros temas, para que la violencia terrorista no sea el foco central y sigan destruyendo el país. Y con eso, de camino, van buscando la fama.

Mi vida sísmica en Chile

acaa.jpegA propósito del sismo de ayer de 6,3 grados y para mis amigos que no viven en Chile, mi país de adopción desde 1991.
Los 10 terremotos más fuertes de la Historia (desde que se miden, claro), son:
1-CHILE, 1960 de 9,5 grados
2-Indonesia, 2004 de 9,3 grados
3-E.E.U.U., 1964 de 9,2 grados
4-Rusia, 1952 de 9 grados
5-Japón, 2011 de 9 grados
6-Perú, 1868 de 9 grados
7-Indonesia, 1833 de 8,8 - 9,2 grados
8-CHILE, 2010 de 8,8 grados
9-Ecuador-Colombia de 8,8 grados
10-E.E.U.U.-Canadá de 8,7 grados.

Disturbios en Chile (III)

marcha1.jpgSubo esto hoy viernes, porque sé que mañana sábado pocos leen estas cosas. Además, estoy aún excitado por lo que acaba de suceder.

Pues bien, termino el tercer capítulo de mi opinión sobre los tristes hechos que hemos vivido en mi país de adopción, escritos con el objetivo de satisfacer la curiosidad de muchísimos amigos que, muy preocupados, me han preguntado.

De nuevo también aclaro que no pretendo que lo expresado aquí sea la absoluta verdad, ya que no soy especialista en ningún campo relacionado con estos fenómenos sociales. Y también aclaro que lo hago convencido de que muchos no estarán de acuerdo conmigo. Pero me arriesgo a pesar de lo peligroso que podría ser eso en estos tiempos de intransigencias y fanatismos, porque a mi edad sería inmoral no decir lo que pienso.

Páginas