Sobre el humor

El humor y literatura infantil (No. 3). Las versificaciones

portada-el-enigma-del-huevo-verde_0.jpgTitulo así este punto, porque me gusta hacer versificaciones lúdicas, humorísticas, infantilonas. No soy poeta, ni pretendo serlo, pero confieso que me hace feliz rimar, versificar. Y sé que a los niños les puede encantar también y si lo combinamos con humor, el producto se hace muy placentero, sobre todo para motivar a leer.

“La poesía infantil es experiencia, encuentro, participación, alegría, y las fábulas, los poemas del absurdo o humorísticos, también constituyen un capítulo importante y atractivo para las apetencias infantiles”, asegura Sylvia Puentes de Oyenard, la reconocida escritora infantil uruguaya.

Existen formas donde tradicionalmente se vincula el humor con la poesía. Está el Limericks, que son historietas en verso. Un ejemplo inédito:

 

El humor y literatura infantil (No. 2). Los chistes

pepito8_1.jpgEl chiste es algo que produce risa o sonrisa, que tiene las características de ser breve, con la mayor economía de elementos y es indivisible. Muchos le agregan la sorpresa como otra característica, pero ¿qué pasa con esa sorpresa cuando uno escucha o lee el mismo chiste varias veces y siempre se ríe? Bajo la anterior definición de chiste cabe desde una caída, la expresión de un rostro, una acción, un sonido y por supuesto, un hecho contado en lenguaje oral o literario. En nuestro caso, el chiste tiene además una intención: va dirigido a niños, con lo que eso significa. Que no es otra cosa que el niño lo pueda comprender. Pero a nosotros nos gusta agregarle: que tenga un contenido positivo implícito, para evitar así los chistes de contenido vulgares y groseros, etc., que a veces les gusta tanto a los adultos y que los chicos repiten incluso sin entenderlos, para orgullo de sus familiares, pero que en nada ayudan a su formación integral.

El humor y literatura infantil (No.1). La historia a contar

descarga_4_0.jpegEs el punto principal para un creador de humor en narrativa para niños. Es común entre los autores que le pongan más interés al argumento que las situaciones, los diálogos, los personajes y demás elementos del lenguaje narrativo.

Por supuesto, saber si tiene calidad humorística un determinado relato es fundamental, sobre todo para recomendárselo a un niño. Pero para tener una idea real y concreta sobre el asunto, uno debería leer el libro y no hojearlo; así que si está ante él y la síntesis de la contratapa dice algo de situaciones “delirantes”, “cómicas”, “ingeniosas”, “chistosas”, etcétera, lo mejor es leer el libro, o preguntarle a alguien confiable que lo haya leído, porque esas calificaciones a veces son engañosas, ya que se basan en “ganchos” comerciales.

Libro que recomiendo: "Hitos malditos de la Historia"

descarga_1.jpegVuelve a la carga el gran humorista español Enrique Gallud Jardiel. Acaba de publicar el libro “Hitos Malditos de la Historia”, en la Editorial Glyphos publicaciones, en Madrid. Libro de 180 páginas, que sin mentir, a uno le gustaría que fueran mil y tantas.
Sabemos de la fertilidad y del “culteranismo” de Enrique. Hace poco respondió al respecto en una entrevista que le hice para la revista Satiraopinion, pero sigo boquiabierto a pesar de sus claras explicaciones. Es que no puedo dejar de admirar la rapidez con que produce sus libros de humor sin bajar el nivel de calidad. 

El premio de hacer reír

descarga_1_10.jpegCuando decimos que no hay mejor premio que recibir una sonrisa o una risa de alguien (sobre todo de un niño), no es una mentira, no es pose. Cuando se nos acercaba la gente en Cuba después de una función de nuestro grupo La Seña del Humor y nos agradecía por la risa que le sacamos esa noche, en medio de las dificultades del país, no tenía precio. Cuando un alumno, un padre o un profe me cuenta que rieron con mis libros, eso tiene un valor que nadie se imagina. Cuando alguien se ríe de mis artículos, fotomontajes, etc., me están premiando y muchos no saben lo feliz que me hacen.

Páginas